viernes, 23 de febrero de 2018

AÑORANZAS II

Ciriaca Rodrigo pertenecía a Casa Sanz, en Castillo Nuevo. pueblo pegadito a Aragón. Al casarse con Vicente, se asentaron en Aoiz, donde tuvieron seis hijos: Silvano, Sinforoso, Miguel Angel, Pedro María, María Gloria y Francisco Javier.

Por las noches, después del trabajo, mi padre sentado junto al fogón de la cocina, se acompañaba con la guitarra sus peculiarísimas canciones que quedaban esculpidas en nuestros tiernos corazones. Bailoteábamos al ritmo de "afilar, afilar, afilar", " la señora Manuela a un comercio ha ido" y otras muchas más. En verano, por la noche, sentados en el portal de la calle Las Eras nº1, daba serenatas para los suyos y extraños.

En 1936 comenzó la Guerra Civil Española y nuestra abuela paterna Robustiana se llevó a Silvano con ella, para liberar al padre un poco de la carga de seis niños pequeños, con necesidades básicas que él no podía cubrir. Ya anteriormente se lo había llevado por las vacaciones, durante tres meses.

No obstante su origen, mis padres sabían leer y escribir y las operaciones fundamentales de aritmética, de lo que hicieron uso toda la vida. Tanto los tiempos de la guerra, como de la postguerra, fueron tiempos aciagos, dolorosos de recordar. Solamente Silvano pudo liberarse, merced a la acción de la abuela Robustiana, quien con sus grandes dotes y relaciones consiguió que estudiara gratis con los Salesianos y más tarde, comenzara a trabajar en el Registro de la Propiedad de Pamplona.
Los demás hermanos vivieron unos años muy precarios y los trabajos que estaban a su alcance no pudieron sacarlos de la estrechez. Yo, el más pequeño, estaba en la escuela, pero no había posibilidad de seguir estudiando y el único trabajo disponible era el aserradero.
Mi madre que, como tal, lo sufría todo, recuerdo en dos oportunidades que vino Silvano de Pamplona a Aoiz de visita, suplicarle que me consiguiera un trabajo en el Registro. Nada se pudo hacer y yo, tras haber estado el verano sirviendo en Urroz, y con las limitadas perspectivas de un próximo trabajo en el aserradero, puse los pies en polvorosa y me interné en el Seminario Carmelita de Villarreal de los Infantes (Castellón).

Mi madre era profundamente religiosa. Gloria fue a una Romería a Castillonuevo y vino emocionada cuando oyó, desde el púlpito, elogios a la religiosidad de su madre, haciendo referencia a tiempos antiguos. Mi padre era bueno, creyente pero no practicante. Algunas veces le encantaba ir a la iglesia para oír la misa cantada a cuatro voces de Perossi, en la misa del gallo o en otras festividades, o escuchar la verborrea de don Enrique, el cura párroco. Durante el servicio militar, siempre llevó consigo en la cintura, sujeta con imperdible, la Virgen de la Pilarica.

Gloria estaba desilusionada con el ingrato trabajo de la casa que estaba heredando y decidió irse al Císter. Finalmente salió de allí, pues su condición de pobre no le prodigó una dote que le permitiera una vida religiosa a la altura de las demás. Miguel Angel fue siempre profundamente religioso. Un detalle: estando en la mili, en Ochagavía, los primeros viernes de mes atravesaba los montes nevados para ir a misa a la iglesia. Silvano, Sinfo y Pedro Mari trataron siempre de cumplir con los preceptos de la Santa madre Iglesia a la antigua usanza.

Silvano se casó con la pescatera Asunción (Chon) Guindo, a quien conoció en el Orfeón Pamplonés. Vivieron primero en la Bajada de Javier, piso de los padres de Chon. Tuvieron una vida próspera. Durante largos años Silvano invirtió en bienes inmuebles y acciones de Compañías. Más tarde se mudaron al Paseo Sarasate. Sus dotes de inversionista lo volvieron defensor de los patronos y enemigo obstinado de los trabajadores. Un detalle que siempre recordaré de Chon es que cuando yo venía de vacaciones,  me preparaba un servicio de gulas en olla de barro.

Pedro Mari vivió condenado al aserradero toda su vida. Se casó y vivió con penurias, a pesar de haberse quedado con la casa de los padres. Sinfo y Miguel Angel pasaron unos años duros, tratando de buscar mejoría. Miguel Angel de ebanista y Sinfo de cualquier cosa, lucharon por encontrar algo más que subsistir. Participaron en Rondallas y en el Coro San Miguel de Aoiz. Finalmente se decidieron a dar el salto y se fueron a Pamplona. Estuvieron en una Pensión en la Calle Compañía. Sinfo iba a comer a un bar cercano a la pensión. Llevaba la guitarra y consiguió que, en poco tiempo, el Bar se llenara. El dueño, como recompensa, le prometió la comida gratis de todos los días, y no en el bar, sino en el comedor de su casa, junto a su familia. Se casó con Celes y llevó una vida llena de penurias. Con todo, es quien mejor la pasó. Llevó una vida bohemia, única forma de azucarar las desdichas del destino.

Miguel Angel conoció por los alrededores de la pensión a Conchita, muy religiosa como él, se casaron, compraron una casa en la Cooperativa San Eloy, en el Monasterio de Irache, 39-2ºD. Miguel Angel tuvo que trabajar horas extras para poder encarar la demanda de la familia. Yo, en el seminario, me fui curtiendo en los estudios y en facetas más universales de la vida. Vi que faltaba mucha sinceriddad en la vida religiosa y decidí apartarme de ella. Tuve oportunidad de prosperidad, alejado de los cánones éticos lo cual rechacé por formación, y, finalmente he trabajado mucho, para poder llevar la familia hacia adelante.

Después de esta panorámica Baztanesa, quiero incursionar un poco en la vida pública (musical) de Silvano. Desde joven fue apasionado por la música. Y como lo que yo diga tiene poco valor objetivo, por ser humano, expondré sus valores, basándome sólamente en la crítica.

"Anoche regresó el Orfeón Pamplonés, después de un viaje feliz a la capital de la Gironda

...la comida fue espléndida y para que nada faltara, después de un cantar tan agradable, cantaron por su cuenta los solistas Agara, Baztán y Sorozábal...para todos hubo muchos aplausos. A las cuatro y media fue el concierto...la concurrencia aplaudió con entusiasmo todas las obras, pero sobre todo la jota de Larregla "Navarra siempre pa'lante"...cantando la segunda copla Silvano Baztán, otro de los solistas de categoría. Resultó "magnifique", como decían emocionados los oyentes. (Pensamiento Navarro, Martes, 2 de Junio de 1951)

"Crónica del viaje del Orfeón Pamplonés a Avilés y Gijón". En Gijón...nuestra Masa Coral interpretó un programa de obras populares seleccionadas, entre ellas dos asturianas, en las que lucieron sus espléndidas facultades de tenor y barítono, respectivamente, el Maestro Pedro Pírfano y Silvano Baztán... El Maestro Eraso y los señores Pírfano y Baztán fueron muy felicitados.

...No queremos dejar de mencionar la brillantez con que actuaron los solistas de nuestra Sociedad Coral. Silvano Baztán, una vez más, y, como siempre, sobresalió con su hermosa tesitura y con su excelente temperamento, en todas sus intervenciones" (Diario de Navarra, Don Baldomero Barón).

"El triunfo del Orfeón Pamplonés en los Conciertos de Pontevedra y La Coruña, La "Ciudad de Cristal". Han triunfado los solistas Silvano Baztán, que tiene ya una categoría de barítono indiscutible, y Yoldi y la contralto señorita Carmen París, cuyas dotes de cantante ya las conocemos y que tanto gustó en su interpretación con el señor Baztán, en la "Oración de Halffter" (El Pensamiento Navarro, Domingo 17 de Agosto de 1958).

"El gesto católico de Baztán que pudo más que su afonía". El jueves, después de cantada la bonita "tonada burgalesa", de Beobide, en el escenario de la plaza coruñesa de María Pita, que resultó el mejor concierto de todos, se destacó del grupo de orfeonistas el barítono Silvano Baztán, para desempeñar su papel de solista, en la canción gallega de Almándoz "ay, la, le, lo". Y antes de empezar, ante aquella multitud, el gran cantante de nuestro Orfeón se santiguó con la mayor naturalidad y, en un gesto reciamente católico, mientras por lo bajo  invocaba y pedía ayuda en aquel trance. Pero lo que no sabía aquel público que vio la acción del orfeonista es que Baztán estaba afónico y no respondía de su garganta. Y en aquel trance difícil cantó y venció su afonía. Como cantó la "Serenata de Murcia" y una de las coplas de la "Dolores". Todo lo venció y el público lo ovacionó largamente. (Martes, 19 de Agosto de 1958)

"Magnífico concierto en la Plaza de María Pita...En las canciones gallega y murciana, tuvo brillante intervención el barítono solista Silvano Baztán, que posee una voz cálida y dulce. En la jota navarra "Sienpre pa'lante" intervino el barítono Silvano Baztán, con su habitual acierto" (Pensamiento Navarro).

"El Orfeón Pamlonés dio anoche su segundo y último Concierto en la Coruña". Los solistas han rayado a gran altura. Bien puede decirse que estos (los señores Silvano Baztán, Eraso y Carmen París) se han superado en todos los conciertos que se han dado en estas tierras gallegas".

"El Orfeón Pamplonés en León". Intervinieron brillantemente como solistas la señorita Carmen París y Silvano Baztán.
Los Maestros Eraso y Coello se vieron envueltos en estas aclamaciones, así como el Maestro Pírfano, director adjunto del Orfeón y el infatigable solista Silvano Baztán. Lo que hoy es una promesa pronto ha de ser una patente realidad. Silvano Baztán, que tiene ya un sólido prestigio como barítono, dio singular relieve a su importante solo. (Diario de Navarra, 29 de Marzo de 1959).

"Orfeón Pamplonés en Burdeos". Es justo que dediquemos unas líneas a los solistas:...Silvano Baztán, pleno de facultades, estuvo espléndido en todas sus intervenciones. La sobremesa fue muy entretenida...Cantaron el Maestro Eraso...y Silvano Baztán. Para todos hubo derroche de aplausos (Diario de Navarra, Miércoles  3 de Junio de 1959).

"Éxito del Orfeón Pamplonés en Bayona"...actuaron de solistas la soprano Adelina Espí, de Valencia, y el barítono de nuestra ciudad Silvano Baztán...Silvano Baztán fue sometido a una prueba difícil, por primera vez, y de ella salió completamente airoso, venciéndola con gallardía, porque tiene un estimable temperamento, unido a sus notables condiciones de cantante, con voz llena y pastosa. Los Maestros Berberoff y Juan Eraso, Director del Orfeón, recibieron incontables felicitaciones, así como la señorita Espí y el señor Baztán" (Pensamiento NavarroMartes 25 de Agosto de 1959).

"Una impresionante audición del Requiem de Brahms... Felicitamos al barítono solista Silvano Baztán, cuyo timbre destacado expresó bien el tormento ante la muerte" (M.L.G. en "Le courrier de Bayonne", 24 de Agosto de 1959).

"El Orfeón Pamplonés en la Catedral de Bayona". Esto ha sido el concierto más grandioso que se ha dado en ese lugar...Silvano Baztán y la encantadora soprano Adelina Espí han causado admiración" (A.Behotegui, en "L'Ecler", de Pau, 24 de Agosto de 1959).

"El Orfeón Pamplonés en Teruel. Silvano Baztán actuó con sus excelentes características especialmente, además de la jota, cantando su difícil particella en los negros espirituales. Alcanzó un señalado éxito personal, refrendado por los aplausos. Tanto éste como el señor Ardanaz hubieron de saludar al público de manos del Director" (Diario de Navarra, Martes, 7 de junio de 1960. Baldomero Barón)

"Del viaje del Orfeón Pamplonés a Portugal...A continuación improvisadamente empezaron a cantar los orfeonistas de memoria, ante las reiteradas peticiones de los profesores holandeses... No faltaron las Romanzas de barítono a Granada, por Silvano Baztán" (Pensamiento Navarro, 4 de julio de 1960)

"Los grandes triunfos del Orfeón en Portugal. Los refuerzos del Orfeón hay que considerarlos como propios, pues nos acompañan a todos los viajes, tanto los de Aoiz (con Miguel Angel Baztán, La Boni y Paternáin) como los de Lesaca y Vergara"

Apoteósico triunfo del Orfeón en Jaca....un gran éxito para nuestro Orfeón y otro muy personal para su director el joven Maestro Pedro Pírfano y su barítono Silvano Baztán".

Investigando en los Anales del Orfeón Pamplonés, he hallado los siguientes renglones:

Socio Orfeonista Activo.
Silvano Baztán, junto con la contralto Asunción Guindo y el Tenor Miguel Angel Baztán.

Socio protector.
Fue socio protector  del Orfeón, junto con su tía Paquita Baztán.

Socio Honorario.
En la Fiesta de Santa Cecilia del año 1983, fue nombrado Socio Honorario del Orfeón Pamplonés, compartiendo el honor  con personalidades de la altura de Pablo Sarasate, Remigio Múgica, Juan Gorostidi, Joaquín Larregla, Hilarión Eslava y Dimitri Berberoff, entre otros.

En tal fausto acontecimiento, Don Baldomero Barón, uno de sus grandes amigos y secretario del Orfeón Pamplonés, le dedicó unos versos. Quiero aprovechar el momento para que todos lo lean:

                                                             Ripios al vuelo
                                  
                                                 A Silvano Baztán Rodrigo

                                     Socio honorario del Orfeón Pamplonés 


                                              Déjame por un momento,
                                              Silvano Baztán Rodrigo
                                              Que te dé mi enhorabuena
                                              De compañero y amigo,
                                               Porque el Orfeón glorioso
                                              hoy te haya distinguido
                                              con el título valioso
                                              de socio de Honor Eximio.
                                              Bien está tal nombramiento 

                Por méritos  contraídos            envueltos en emociones
                como un fiel orfeonista             y has gozado en muchos viajes
                del mayor rango y prestigio,    de los triunfos conseguidos
                A través de tantos años            en conciertos memorables.
                de generosos servicios.             En ellos también te has visto
                Tú sabes de lealtades                envuelto en aclamaciones
                 y sabes de sacrificios,               y aplausos enardecidos
                de acudir a los ensayos             de públicos diferentes
                como a tu mejor destino,          en muchos lejanos sitios;
                como a un recreo del Arte        y tú has cantado la jota
                que llevas siempre contigo       de Larregla con el brío
                dentro de tu corazón                 y hondo sentir de tu alma,
                como un tesoro escondido;       como un navarro castizo.
                y has sabido dar ejemplo,         Y si ahora no quisieras
                siempre constante y activo,       lucir de tu voz el brillo,
                a todos tus compañeros,            tú sigue "siempre p'alante!"
                contagiándoles tu ritmo;           Silvano Baztán Rodrigo,
                también  de sueños,                    como hoy te lo desea
                muchas noches  intranquilas,   tu compañero y amigo.
                cuando tú desempeñabas
                densos cargos directivos,                                       Romedobal
                formando una larga estela
                de esperanzas y cariños,         (Fiesta de Santa Cecilia del 1983)

La música era el alma de Silvano. Concomitantemente con el Orfeón Pamplonés, intervino en otras asctividades musicales, como la Pía Unión de Pastores de Belén y en el Ochote Itxaso.

En Diciembre de 2004, se conmemora el LXXV Aniversario de la Fundación de la Pía Unión de Pastores de Belén. Fue creada por Don Alberto Más Pérez y unos decididos compañeros del Orfeón Pamplonés, para alegrar la Navidad a los niños, visitando hospitales, asilos, etc...cantando villancicos y regalando alegría.

En las Navidades de 1955, los Pastores de Belén celebraron las Bodas de Plata. Tuve el honor de asistir al acto  y Banquete. Silvano fue distinguido con un trofeo.
Yo era amigo, a través de Silvano, de un buen número de Pastores. Entre los tenores estaban: Julián Olaz, Felipe Jamar, Cecilio Resano, Antonio Osinaga, Fermín Urtasun, Andrés Asurmendi, Angel Cabañas, Jesús Urriza, Luis Torregrosa, Julian Milagros y Félix Azcona
Los bajos eran: Silvano Baztán, Alberto Más, Antonio Cabañas, Francisco Díaz, José María Urzainqui, José Luis Zufía, Miguel Cruchaga, Benito Izco, Regino Osinaga, Félix Zabal y Jesús María Parado.

El 2 de Enero de 1974, con motivo de celebrarse el 75 Aniversario de la primera representación de un Belén viviente, por iniciativa de San Francisco de Asís, hubo una actuación importante, en la Plaza de San Francisco, de los Pastores, que interpretaron varios villancicos bajo la dirección de Silvano Baztán.
Entre los componentes  de la "Pía Unión de Pastores de Belén, en sus Bodas de Oro, campaña 1980-1981, continua apareciendo la firma de Silvano Baztán, como barítono.

El Coro ITXASO (doble cuarteto u ochote) de Pamplona alcanzó el primer premio en el Festival de Canciones de San Sebastián. También fue galardonado ´Silvano Baztán en la modalidad de solista:

"...Otro premio logró el barítono solista del Orfeón Pamplonés Silvano Baztán, que con su hermosa voz cantó admirablemente la Romanza "Sasibil" de "El Caserío", número de esta Zarzuela que es de gran compromiso, pero que el excelente cantante salvó con gallardía, oyendo al final grandes aplausos" (Diario de Navarra, Martes 23 de Agosto de 1960)

Entrega de Premio y Trofeo al ITXASO, en Bilbao (El Pensamiento  Navarro, Viernes 6 de Abril de 1961).

"El ITXASO Campeón Vasco-Navarro de Ochotes. Nuestros paisanos entusiasmaron  al público bilbaino con su arte". (El Pensamiento Navarro, Martes 20 de Marzo de 1961).

"Apoteosis del Concurso de Ochotes. El ITXASO Campeón a gran distancia del resto" (El pensamiento Navarro, Miercoles 21 de Marzo de 1962).

Como podemos ver, en todas las instituciones musicales que integró Silvano, brilló con luz propia e iluminó a la propia institución.

Solamente faltó dejar constancia viva  de su arte en un par de CDs. Cuando visitó la República Dominicana la primera vez, lo puse en contacto con amigos míos músicos que lo podían ayudar, a un costo mínimo. No se cristalizó la idea y siempre me quedé con la pena de no continuar oyéndolo, salvo en algunos Villancicos de los Pastores, tres solos en el disco grabado en Holanda con el Orfeón  Pamplonés y algunas grabaciones caseras en ciertas reuniones festivas familiares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario